- Cúrcuma-Remedio Casero y Natural Coadyuvante en el Tratamiento del Vitiligo. | Red-Vitiligo
Red Vitiligo

Cúrcuma-Remedio Casero y Natural Coadyuvante en el Tratamiento del Vitiligo.

Artículo sobre la Cúrcuma 
Remedio Casero y Natural como Coadyuvante en el Tratamiento del Vitíligo.

Cúrcuma│Remedio Casero y Natural Coadyuvante en el Tratamiento del Vitiligo.


Que tal compañeros.
Les traigo información sobre un producto natural que sirve para la anti-inflamación de la piel, y si ya leyeron el artículo titulado "Vitiligo y la Inflamación cutánea", verán que este alimento nos va a servir para adaptarlo en nuestra dieta. Si aún no lo has leído, te invito a que lo hagas para que tengas mayor conocimiento al respecto.
Además la Cúrcuma también posee efectos antioxidantes que nos servirá como una protección frente al estrés oxidativo.
Al final les dejaré unas recetitas que me encontré para preparar unas bebidas con la cúrcuma.
He aquí pues la información y que espero sea de utilidad.

MECANISMOS DE ACCIÓN DE LOS EXTRACTOS DE CÚRCUMA Y DE LOS CURCUMINOIDES.

EFECTOS FARMACOLÓGICOS Y NUTRICIONALES DE LOS EXTRACTOS DE CURCUMA.

Actividad antiinflamatoria:

Se ha demostrado que la cúrcuma es un compuesto antiinflamatorio en modelos de inflamación aguda, subaguda y crónica en ratones y ratas, aunque no tiene fuertes efectos analgésicos ni antipiréticos, tampoco produce una significativa irritación gástrica, ni tiene efectos en el sistema nervioso central (Srimal y Dharvan, 1973, 1985).
Además, el curcuminato sódico y el aceite volátil de cúrcuma también poseen propiedades antiinflamatorias (Ghatak y Basu, 1972; Mudhopadhyay et al., 1982). Se ha observado una respuesta satisfactoria de la curcumina en pacientes con artritis reumatoide y con osteoartritis (Deodhar et al., 1980). Satoskar et al. (1986) realizaron un ensayo comparativo utilizando curcumina, oxifenbutazona y un placebo, y obtuvieron resultados significativos a favor de la primera.
Muchos estudios han demostrado la capacidad antiinflamatoria de los curcuminoides  mediante la modulación del metabolismo del ácido araquidónico, ya que inhiben las actividades cicloxigenasa y lipooxigenasa (Flynn et al., 1986; Huang et al., 199 1; Began et al., 1998; Kato et al., 1998), afectando la biosíntesis de prostaglandinas y tromboxanos (Joe y Lokesh, 1997), evitando así el desarrollo de los procesos inflamatorios y la agregación plaquetaria (Srivastava et al., 1995).

Además, Piper et al. (1998) han observado que la inducción de las actividades de las enzimas responsables de la detoxificación de productos electrófilos de la peroxidación lipídica (glutatión transferasa y glutatión peroxidasa) puede contribuir a la acción antiinflamatoria de la curcumina.
Otro de los mecanismos antiinflamatorios que puede ejercer la curcumina, es a través de su efecto antiproliferativo y apoptótico en las células del músculo liso arterial, ambos mediados por la inhibición de la proteintirosinkinasa y proteinkinasa C y mediante otros mecanismos moleculares (Chan et al., 1998).

El proceso inflamatorio juega un papel importante en la generación de especies que producen
peroxidación lipídica que conducen a la necrosis tisular. Podemos pensar que parte de la
actividad protectora de la curcumina, frente al tetracloruro de carbono, el paracetamol y la ciclofosfamida, se debe al bloqueo de la respuesta inflamatoria causada por estas drogas. Aunque todavía no se ha demostrado que la curcumina pueda activar las células de Kupffer, se ha observado que es un potente inhibidor de la producción de radicales libres de oxígeno por los macrófagos peritoneales de ratas (Joe y Lokesh,1994). Estos autores demostraron que la curcumina inhibía la incorporación del ácido araquidónico a las membranas lipídicas, evitando la liberación de eicosanoides mediadores de inflamación, prostaglandina E2, leucotrieno B4 y leucotrieno C4, y de enzimas hidrolíticas: colagenasa, elastasa y la hialuronidasa, secretadas por los macrófagos (Joe y Lokesh, 1997).

Otros mecanismos por los que la curcumina ejerce su acción antiinflamatoria se han asociado a la inhibición de la síntesis de ciclooxigenasa, lipooxigenasa y de prostaglandinas.
En 1995, Chan mostró que la curcumina inhibía la producción del factor de necrosis tumoral (TNF-a) producido por una línea celular de monocitos y macrófagos humanos. Posteriormente, se ha atribuido el efecto antiinflamatorio y anticancerígeno de la curcumina a su capacidad para inhibir la fosfolipasa D (Yamamoto et al., 1997).

Actividad imunomoduladora:

Otra propiedad atribuida a la cúrcuma es su capacidad inmunomoduladora.
Se ha demostrado que la cúrcuma incrementa las respuestas de los linfocitos esplénicos frente a mitógenos en ratas, y altera la población de linfocitos en ratones (Yasni et al., 1993).
Se han aislado unos polisacáridos llamados ukonan A-D de un extracto del rizoma con agua caliente, y se ha comprobado su capacidad para estimular el sistema retículo endotelial (Gonda et al., 1992a, 1992b). Inagawa et al., en 1992, aislaron otro lipopolisacárido de la raíz de la planta, que era similar a los bacterianos, y que tenía actividad inmunoestimuladora.

También se ha comprobado que 40 mg/kg de curcumina en la dieta de las ratas, durante 5 semanas, aumenta las IgG aunque no afecta al tipo ni a la actividad de las células natural
killer (South et al., 1997). Recientemente, Antony et al. (1999) observaron un incremento en
la actividad fagocítica de los macrófagos en animales tratados con curcumina. Asimismo, Kang et al. (1999) han comprobado que la curcumina puede inhibir la producción de interleukina-12
por los macrófagos, alterando el perfil de citoquinas Th 1 las células T helper, lo que puede ser de utilidad terapéutica para las enfermedades inmunológicas mediadas por Th l.

Acciones específicas en determinados tejidos.

Piel:

En la medicina china los extractos de cúrcuma se aplican a nivel tópico directamente sobre la piel para la cicatrización de las heridas (Chang y But, 1987).
La reparación de los tejidos y la curación de las heridas son procesos complejos en los que están implicados fenómenos de inflamación, granulación y remodelación de tejidos; las propiedades benéficas de la cúrcuma frente a estos procesos la han convertido en un efectivo tratamiento para la cicatrización, para el tratamiento de la fistula anal y en líneas generales para cualquier proceso de reparación tisular (Sidhu et al., 1998).
Algunos autores han demostrado el efecto inhibidor de la curcumina sobre el metabolismo del ácido araquidónico, mostrando efectos beneficiosos en lesiones de la piel como la psoriasis (Bosman, 1994).
También se ha descrito este efecto reparador tópico en ratas diabéticas (Sidhu et al., 1999)
Se ha demostrado que tanto la cúrcuma como la curcumina son muy efectivas en la prevención y curación del cáncer de piel, inhibiendo el efecto de la oxidación del DNA de la epidermis y modulando la expresión genética de protooncogenes inducidos por diversos agentes carcinogénicos (Huang et al., 1991 y 1997b; Azuine y Bhide, 1992; Kakar y Roy, 1994; Bonte et al., 1997; Limtrakul et al., 1997; Parshad et al., 1998). Huang et al. (1992a) observaron que usando dosis medias aproximadas de 5 y 10 uM, la curcumina inhibe, la cicloxigenasa y la lipooxigenasa epidérmicas, enzimas que bioactivan el benzo(a)pireno, disminuyendo la unión covalente del benzo(a)pireno al DNA epidérmico.
Esto es indicativo de la potencial fototoxicidad de la curcumina, la cual puede ser útil para el tratamiento de alteraciones de piel, tales como la psoriasis, infecciones bacterianas, cáncer e infecciones virales, aunque también indica un posible poder mutagénico, que todavía no ha sido demostrado (Vijayalaxmi, 1980).


Actividad antioxidante:

Los ácidos grasos poliinsaturados son moléculas muy susceptibles al ataque peroxidativo, lo que conlleva la alteración de las membranas de los tejidos. Existen muchos trabajos que muestran la capacidad de la cúrcuma para prevenir la peroxidación lipídica, proceso clave en el inicio y desarrollo de múltiples enfermedades.
Por otro lado, también se ha demostrado la capacidad de la curcumina para estabilizar membranas (Nirmala y Puvanakrishnan, 1996; Venkatesan et al., 2000).
Nuestro grupo de investigación ha comprobado que dosis entre 2.4 y 9.6 uM inhiben la oxidación de las LDL humanas in vitro (Ramírez-Tortosa et al., 1998)
Químicamente, el extracto de cúrcuma es rico en una sustancia de naturaleza fenólica, la curcumina, que tiene una potente acción antioxidante sobre los ácidos grasos poliinsaturados y en homogenados de órganos animales in vitro (Sharma, 1976; Toda, 1985; Kaul y KrisImakantha, 1997, Began et al., 1998).
Esta sustancia unida a micelas de fosfatidilcolina inhibe la dioxigenación de ácidos grasos inducida por la lipooxigenasa 1, comprobando que con 8.6 uM de curcumina se inhibe el 50% de la peroxidación del ácido linoleico (Began et al., 1998).

En 1998, Cohly et al. estudiaron el efecto antioxidante de la cúrcuma y la curcumina en células renales, observando un efecto comparable al de la vitamina E en la protección frente al estrés oxidativo en este tipo de células.
Otros autores han comprobado que la suplementación oral con cúrcuma reduce la eroxidación lipídica e incrementa los ácidos grasos esenciales anormalmente reducidos por una alimentación deficitaria en retinol, en microsomas aislados de hígado, riñón, bazo y cerebro, lo que podría indicar una protección por parte de esta sustancia en las alteraciones que pueden sufrir las membranas de estos órganos por distintos procesos patológicos y fisiológicos como el envejecimiento (Kaul y Krishnakantha, 1997).

Además, existen trabajos en los que se ha demostrado que el metabolito más frecuente de la curcumina, la tetrahidrocurcumina, también inhibe la peroxidación lipídica en microsomas hepáticos y en membranas de eritrocito (Osawa et al., 1995; Sugiyama et al., 1996).

El hígado es el órgano con el mayor índice de estrés oxidativo dado su papel fundamental en el
metabolismo de las grasas y en la biotransformación de xenobióticos y sustancias tóxicas, procesos que conllevan a un gran incremento de la peroxidación lipídica, lo cual puede perjudicar seriamente su funcionalidad.

Existen muchos trabajos que reflejan la protección que ejerce una suplementación oral de extractos de cúrcuma y de curcumina a nivel de este órgano y de sus membranas (Reddy y Lockesh, 1994a, 1996; Quiles et al., 1998; Mesa, 2000).

Fuente de Información:
http://hdl.handle.net/10481/28322

Posibles efectos secundarios:

La cúrcuma es posiblemente segura cuando se usa de forma apropiada en los adultos.
La cúrcuma no suele causar efectos secundarios, aunque algunas personas pueden experimentar malestar estomacal, náuseas, mareos o diarrea.

Precauciones.

Embarazo y lactancia:
No se recomienda consumir cúrcuma durante el embarazo y la lactancia porque podría poner en riesgo el embarazo.

Problemas en la vesícula biliar:
La cúrcuma podría empeorar los problemas de la vesícula biliar.

Enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE):
La cúrcuma puede causar malestar estomacal en algunas personas.

Cirugía:
 La cúrcuma podría retardar la coagulación sanguínea y causar sangrado adicional.


Maneras de preparar té de cúrcuma:

1.- Té de cúrcuma básico.

Ingredientes:

  • 1 cucharadita de cúrcuma.
  • 4 tazas de agua.
  • 1 cucharadita de miel, limón o jengibre.

Preparación.

Echar la cúrcuma en el agua hirviendo, bajar el fuego y mantenerlo durante 15 minutos cociendo, retirar y colar la bebida, añadir la miel, el zumo de limón o el jengibre rallado.


2.- Té cremoso de cúrcuma:

Ingredientes:

  • 2 cucharaditas de cúrcuma.
  • 2 cucharadas de leche de coco o almendras.
  • 1 cucharadita de jengibre rallado.
  • 1 pizca de pimienta negra.
  • 2 tazas de agua.
  • 1 cucharadita de miel.
  • 1 cucharadita de canela en polvo.
  • ½ cucharadita de extracto de vainilla.

Preparación.

Hervir el agua, añadir la cúrcuma y el jengibre, tapar y dejar hirviendo unos minutos. Por otro lado, calentar la leche de coco o almendras aparte, añadir la pimienta, la canela, la vainilla y la miel. Mezclar ambos líquidos.

3.- Té picante de cúrcuma:

Ingredientes:

Té de Cúrcuma para el Tratamiento del Vitiligo.
  • 2 cucharaditas de cúrcuma.
  • 1 cucharadita de leche de coco, almendras o cáñamo.
  • 1 cucharadita de canela en polvo.
  • 1 pizca de clavo en polvo.
  • 1 pizca de nuez moscada.
  • 2 tazas de agua.
  • 1 cucharadita de jengibre rallado.
  • 1 cucharadita de miel.

Preparación.

Llevar el agua a ebullición con el té de cúrcuma, la canela, el clavo, la nuez moscada y el jengibre, cocer todo ello 15 minutos y colar. Incorporar la leche que hayamos elegido y la miel.

Y para una mejor explicación con esto de la preparación, les voy a dejar un video que me encontré y la verdad es que hasta se me antojo hacérmelo en casita.

Saludos y éxitos para todos, y recuerden ir haciendo un cambio en su dieta para ir poco a poco viendo mejoras y sanación del vitiligo en nuestra piel.
Red Vitíligo.

Video│Leche de oro. Vitalidad. Turmeric. Cúrcuma. Súper antiinflamatorio. Artritis. Calambres menstruales.
Compartir en Google Plus

Acerca de Infovitiligo redvitiligo

Red-Vitíligo fue creado con la finalidad de compartir por la red todo tipo de información sobre el vitíligo, y además exponer algún tipo de ayuda o autoayuda por medio de la exposición de lugares y direcciónes para poder tratarnos y así aligerar la carga física y emocional de este padecimiento que los que lo adquirimos o heredamos sabemos que no duele en lo físico, pero si nos perjudica en varios sentidos y que el primordial y raíz de ello es el estético. Espero que sea de tu agrado y ayuda. Red-Vitiligo.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

1 comentarios :

  1. Gracias por todos estos valiosos articulos. Son de gran ayuda para este mal que padecemos!! Pueden decirme si el agua de las picinas de natacion ( con cloro y otros productos) publicas puede perjudicarnos a las personas con esta afeccion de vitiligo? Gracias!!

    ResponderEliminar

Sugerencia de Red Vitíligo:
Red-Vitíligo recomienda hacer la visita a un Dermatólogo o Especialista con conocimiento o familiarizado en este padecimiento antes de optar y emplear cualquiera de los tratamientos o consejos de los que se habla aquí, ya que muchos de ellos necesitan de una supervisión médica.